Banco Mundial financiará por 50 millones de dólares mantenimiento y rehabilitación de vías rurales más pobres y alejadas en Perú


Banco Mundial financiará por 50 millones de dólares mantenimiento y rehabilitación de vías rurales más pobres y alejadas en Perú

Lima, 14 de Diciembre del 2015 (BancoMundialLAC) .- El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó el financiamiento por US$50 millones para el mantenimiento de 5000 km de vías rurales y la rehabilitación de 2200 km adicionales, con el propósito de mejorar la competitividad del país y proveer acceso a los mercados y servicios públicos de las poblaciones rurales más pobres y alejadas.

El préstamo de 50 millones de dólares tendrá un periodo de implementación de seis años y contempla un período de reembolso de 13 años, con 12 años de gracia. El Banco Mundial financia el proyecto junto con el Gobierno del Perú y el Banco Interamericano de Desarrollo.

La red de carreteras de Perú está compuesta por 150 mil  kilómetros, de los cuales, 95 mil son carreteras rurales. Cerca del 45 por ciento de éstas se encuentra en malas o muy malas condiciones, lo que aísla a los habitantes de estas zonas. El Programa de Apoyo al Transporte Sub-Nacional (PATS) se centrará en los distritos más pobres y vulnerables de 23 departamentos y beneficiará, directa e indirectamente, a cinco millones de habitantes pertenecientes, en su mayoría, a los dos quintiles inferiores de la distribución del ingreso.

“Este programa reducirá las brechas en la calidad de la infraestructura peruana, lo que facilitará el acceso a los mercados y a los servicios públicos de las poblaciones rurales más aisladas y vulnerables del país”, afirmó Alberto Rodríguez, Director del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela.

Los principales objetivos de este proyecto son: mejora en el acceso de las poblaciones rurales a servicios de salud, educación y mercado; creación directa e indirecta de puestos de trabajo y otras oportunidades de generación de ingreso; aumento de la productividad y de los ingresos provenientes de la agricultura, a través de la reducción de los tiempos de transporte; y aumento de las inversiones productivas y de las oportunidades de empleo para los residentes en las comunidades beneficiarias, lo que aumentará las tasas de consumo de los hogares y reducirá las cifras de pobreza.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *